Como Dejar De Atrasarte Con Tus Trabajos

Probablemente hayas experimentado algo similar a esto:

Comienzas las clases después de las vacaciones completamente renovado y con ganas de sacar buenas notas, pero a lo largo del año vas perdiendo la motivación, tu sistema de organización empieza a fallar y poco a poco tus notas empiezan a caer.

O incluso ahora en cuarentena puede resultar difícil mantenerse al día con todas las tareas que te mandan los profesores.

Entonces, ¿Cómo mantienes las motivación para seguir haciendo los trabajos todos los días?

En este post encontraras 3 consejos para mantenerte por delante de tus trabajos para que nunca mas tengas que pasar una noche entera haciendo un ensayo para el día siguiente.

Imagen de Unsplash.com

1. Pon Tu Sistema De Gestión De Tareas En Orden

Primero, necesitas una buena forma de incluir cosas en tu calendario para que las tareas no ocupen espacio en tu cerebro, porque lo necesitas para otras cosas.

Aquí hay algunos consejos:

Agrega Las Tareas El Momento Que Oyes Sobre Ellas

Tan pronto como te enteres de una nueva tarea pendiente, por ejemplo un ensayo para historia, agrégalo a tu lista de tareas o aplicación.

Yo utilizo Microsoft To-Do, aunque también puedes usar Google Tasks o Todoist. La herramienta exacta no es importante siempre que te permita agregar cosas rápidamente.

Haz Una Revisión Semanal Para Tener Todo Organizado

Una revisión periódica te ayudara a enfocarte en tareas urgentes, mientras te mantienes al tanto de las fechas de vencimiento distantes en las que debes comenzar a trabajar. Una revisión puede venir en muchas formas diferentes, por ejemplo, una retrospectiva al final de cada semana para revisar lo que lograste y cómo puedes mejorar.

2. Divide Las Tareas Y Comienza Temprano

Divide Todas Las Tareas En Hitos Más Pequeños

Esta táctica ayuda a que el trabajo sea menos intimidante, lo que significa que tendrás menos resistencia para comenzar.

Para hacer esto, en primer lugar, debes tomar tus tareas y proyectos, incluidas las lecturas requeridas, y dividirlos en fragmentos manejables. Luego, debes establecer plazos mínimos para que estos fragmentos de tareas se vayan cumpliendo, en lugar de acumularlos justo antes de la fecha de vencimiento.

Del mismo modo, 2-3 semanas antes de un examen, debes sentarte y resolver todo lo que necesita ser revisado, luego dividirlo y pasar tiempo cada día estudiando uno de esos fragmentos.

Ahora es posible que debas volver a revisar ciertas cosas varias veces, pero si estás estudiando activamente y te estás cuestionando a tí mismo, podrás determinar fácilmente cuáles son tus puntos débiles.

Logra Un Hito El Mismo Día Que Recibes La Tarea

Este puede ser un pequeño hito.

Por ejemplo, si te acaban de asignar un ensayo, podrías hacer una “tormenta de idea” sobre los temas que deseas escribir y las posibles fuentes que puedes buscar.

De esta manera, comenzarás cuando todavía tengas una memoria muy clara de todos los requisitos para el ensayo, de modo que no tengas que perder el tiempo para volver a familiarizarte con estos.

3. Trabaja Todos Los Días

Esta es la parte donde la mayoría de los estudiantes fallan.

Cuando dejamos que el sistema se desorganice (perdemos nuestros archivos digitales, no anotamos las tareas en nuestro gestor), comenzamos a confiar en nuestro cerebro para recordar todo.

Recuerda que esto es algo que debes minimizar para que puedas gastar tu capacidad intelectual en cosas mas importantes, como resolver un problema matemático.

Para evitar esto, ya sea el mantener el sistema de organización o hacer los ejercicios de matemática, debes trabajar todos los días.

El trabajo pequeño pero frecuente produce resultados de mejor calidad, a la vez que es menos estresante que si tuvieras que meter todo hasta el final en un solo esfuerzo gigantesco.

Esto se debe a que la frecuencia evita las depresiones y hace que sea más fácil ingresar al flujo de su trabajo.

En Conclusión

La resistencia al inicio es lo que nos impide a muchos de nosotros hacer nuestras tareas con mucha anticipación: esperamos hasta que apenas nos quede tiempo. En ese momento, el pánico nos empuja más allá de esa resistencia, pero también nos estresa y nos hace hacer un trabajo que no alcanza nuestro máximo potencial.

Para combatir esto y tener un buen desempeño en la escuela, debes tener un buen sistema de gestión de tareas, además de perfeccionar el hábito de trabajar en pequeños fragmentos todos los días.

Si te enfocas en terminar un poco cada día, descubrirás que podrás superar cada materia con mucho menos estrés y mejores resultados.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *