Resumen Del Libro Hábitos Atómicos

Si queremos cambiar nuestras vidas, a menudo se nos dice que debemos pensar en grande y hacer cambios drásticos. Pero, ¿Qué pasaría si pudiéramos lograr grandes transformaciones solo a través de pequeños ajustes en nuestras rutinas diarias?

Tendemos a sobreestimar la importancia de las acciones individuales y subestimar el poder de realizar pequeñas mejoras de forma repetitiva durante un período de tiempo más largo.

Los cambios reales provienen de los efectos compuestos de cientos de pequeñas decisiones o pequeños hábitos que con el tiempo se acumulan para producir resultados notables.

Hábitos Atómicos es un New York Times bestseller publicado en 2018 que ya vendió mas de 1.000.000 de copias.

Su autor, James Clear, es un gurú de los hábitos y el desarrollo personal. Escribe un blog desde 2012, que recibe mas de 1 millón de visitas mensuales y cuenta con mas de 800.000 suscriptos a su newsletter. Su trabajo aparece frecuentemente en publicaciones como The New York Times, Forbes y Business Insider.

En este libro encontraras una guía sobre como formar buenos hábitos y romper los malos.

Sin mas introducción, vamos con el resumen Habitos Atomicos, por James Clear.

¿Qué Son Los Hábitos Atómicos?

Los hábitos son comportamientos que realizamos automáticamente, con poco o ningún pensamiento.

Los Hábitos Atómicos, al igual que los átomos, son pequeños hábitos que tienen la capacidad de ser poderosos cuando se repiten cientos o incluso miles de veces.

¿Por qué el 1% es importante?

El interés compuesto puede ser muy poderoso, tanto positivamente como negativamente.

Si somos un 1% mejor todos los días por un año, al final del año seremos 37 veces mejores. Pero si somos un 1% peor todos los días por un año, terminaremos casi en 0.

Según James Clear, los hábitos son el interés compuesto de la superación personal. Parecen hacer poca o ninguna diferencia en un día determinado, pero el impacto que producen a lo largo de los meses y años puede ser enorme.

El éxito es producto de los hábitos diarios. No transformaciones únicas en la vida. Pero tenga en cuenta que sus resultados van a la zaga de sus hábitos. Por ejemplo, su riqueza es una medida rezagada de sus hábitos de ahorro. Debido al factor de retraso, debería preocuparse mucho más por su trayectoria actual que por sus resultados actuales. El sello distintivo de cualquier proceso compuesto es que los resultados más potentes se retrasan.

Esta es una de las razones por las que es difícil desarrollar hábitos. Haces un cambio, no ves un resultado tangible y decides rendirte. Los hábitos deben persistir el tiempo suficiente para atravesar la Meseta de Potencial Latente. Esto lleva tiempo.

Si te quejas sobre el progreso desde el principio, recuerda: tu esfuerzo no se ha desperdiciado, se está almacenando. Es solo que todavía no has roto la meseta. Cuando de repente te abras paso, la gente pensará que eres un éxito de la noche a la mañana.

Olvídate De Las Metas. Concéntrate En Sistemas

Las metas son sobre los resultados que desea lograr. Los sistemas tratan sobre los procesos que conducen a esos resultados.

Hábitos Atómicos establece que si te enfocas en el sistema, el objetivo se cuidará solo. Hay varias razones por las que debe centrarse en el sistema:

Los Ganadores y Los Perdedores Tienen Los Mismos Objetivos

Todo olímpico quiere ganar una medalla de oro. Todo emprendedor quiere ser exitoso. Por lo tanto, son los sistemas de ganadores los que les dan mejores resultados, no sus objetivos.

Alcanzar Una Meta Es Solo Un Cambio Momentáneo

Si nuestro objetivo es organizar nuestro telefono y la ordenamos, entonces alcanzamos nuestra meta. Pero sin cambiar nuestro sistema pronto volveremos a ver la pantalla desordenada.

Los Objetivos Restringen Tu Felicidad

Nuestra suposición implícita es: “Una vez que alcance mi objetivo, seré feliz”. Esto nos prepara para fallar. Porque o logras tu objetivo y luego buscas el siguiente objetivo, o fracasas y esto te hace sentir infeliz. Deberíamos tratar de enamorarnos del proceso, no del objetivo.

Las Tres Capas Del Cambio De Comportamiento

La primera capa es cambiar tus resultados, la segunda capa es cambiar tu proceso y la tercera y más profunda capa es cambiar tu identidad. Puedes pensar en los resultados sobre lo que obtienes, los procesos son sobre lo que haces y la identidad se trata de lo que crees.

La mayoría de las personas ni siquiera consideran el cambio de identidad cuando se proponen mejorar. Establecen objetivos y determinan las acciones que deben tomar para lograr esos objetivos sin tener en cuenta las creencias que impulsan sus acciones.

El verdadero cambio de comportamiento es el cambio de identidad. Puedes comenzar un hábito debido a la motivación, pero la única razón por la que te apegas a uno es que se convierte en parte de su identidad. Tu identidad se forma a través de la evidencia. Si corres incluso cuando está nevando, tienes evidencia de que eres un runner.

Cada acción que tomes es un voto para el tipo de persona que deseas ser. Ninguna instancia transformará tus creencias, pero a medida que se acumulan los votos, también lo hace la evidencia de tu nueva identidad.

Aquí hay un proceso de dos pasos para el cambio:

  • Decide el tipo de persona que quieres ser.
  • Demuéstralo con pequeñas victorias (hábitos atómicos).

El Bucle De Los Habitos

El Bucle De Los Hábitos

Primero, está la señal, la señal activa su cerebro para iniciar su comportamiento porque predice una recompensa. A continuación, tienes el deseo. Lo que anhelas no es el hábito en sí, sino el cambio en la etapa que ofrece. La respuesta es el hábito real que realizas, y esto puede ser un pensamiento o una acción y, finalmente, la respuesta ofrece una recompensa.

Los cuatro pasos juntos forman una señal de bucle de retroalimentación neurológica: señal, deseo, respuesta y recompensa. Esto es finalmente lo que le permite crear hábitos automáticos.

1° Ley: Hazlo Obvio

Antes de que podamos construir nuevos hábitos, necesitamos entender los nuestros. Esto puede ser más difícil de lo que parece porque una vez que tienes un hábito profundamente arraigado, puede ser inconsciente y automático.

Para tomar conciencia de tus hábitos, simplemente hace una lista de tus hábitos diarios y clasifícalos usando “+” para buenos hábitos, “-” para malos y “=” para los que son neutrales.

Despertar =
Mirar el teléfono –
Ir al baño +
Ducharse +
Desayunar +
etc.

Tenga en cuenta que el objetivo es simplemente darse cuenta de sus hábitos. Todavía no estamos tratando de cambiar nada.

Si está luchando por notar tus hábitos, puedes aumentar tu conciencia verbalizando tus acciones. Por ejemplo, si estás a punto de comer una galleta, deci “Estoy a punto de comer una galleta. Esto es malo para mi salud a largo plazo ”. Realmente te ayudará a darte cuenta de lo que estás haciendo.

Para los buenos hábitos, queremos que la señal sea obvia y para los malos hábitos queremos que sean invisibles. Por ejemplo, si quieres mejorar tocando la guitarra, necesitamos algo que nos haga recordar que debemos tocar la guitarra. Una forma de hacerlo es colocando la guitarra en el centro de la sala de estar para que su cerebro se active con más frecuencia.

Otra excelente manera de introducir nuevas señales es creando una intención de implementación.

Otro de los factores mas importantes a la hora de crear nuevos hábitos es el ambiente. Si trabajas en una oficina que siempre tiene donas en la cocina, entonces es probable que comas una de vez en cuando. En este caso, tu entorno habrá influido en su comportamiento. De hecho, el entorno es la mano invisible que da forma a nuestro comportamiento.

El diseño del entorno significa alterar los espacios donde vivís y trabajas para aumentar su exposición a las señales positivas y reducir su exposición a las negativas.

2° Ley: Hazlo Atractivo

Una buena forma de hacer que un habito se mantenga es mediante la agrupación de tentaciones.

La agrupación de tentaciones básicamente dice que es más probable que encuentre un comportamiento atractivo si hace una de sus cosas favoritas al mismo tiempo. Por ejemplo, quieres saber chismes de celebridades, pero necesitas ponerte en forma. Usando esta técnica, solo podrías leer revistas de chismes en el gimnasio.

El segundo método que podría utilizar para hacer que el deseo sea más atractivo es unirse a una cultura, donde su comportamiento deseado es el comportamiento normal. Si quieres leer mas y podrías unirte a un club de lectura, esto te hará responsable y será mucho más divertido.

3° Ley: Hazlo Fácil

Los humanos naturalmente eligiremos la opción que requiera la menor cantidad de trabajo.

Entonces, para formar buenos hábitos, debes reducir la fricción. Por ejemplo, si desea ponerse en forma, puede unirse a un gimnasio que está en camino al trabajo también puede organizar y preparar tu bolsa de gimnasia la noche anterior.

Para los malos hábitos, debes aumentar la fricción. Si deseas ver menos televisión, encienda la televisión mientras dice en voz alta el nombre del programa que desea ver. Esto detendrá la visualización sin sentido y el cambio de canales.

4° Ley: Hazlo Satisfactorio

Como humanos, puede ser difícil adquirir nuevos hábitos. Esto se debe a que el comienzo de un nuevo hábito no se obtiene ninguna recompensa. Vas al gimnasio varias veces a la semana y nada cambia realmente, lleva meses ver resultados reales.

Entonces, si deseas que el hábito se mantenga, debe encontrar una manera de darse una recompensa inmediata. Una técnica que puede usar cuando la recompensa es a largo plazo es establecer un sistema de lealtad para usted.

Por ejemplo, imagine que si quiere dejar el alcohol, por sí solo, no hay satisfacción en simplemente abstenerse; pero ¿Qué pasa si transfiere $ 25 a sus cuentas bancarias de vacaciones todas las semanas sin alcohol? Inmediatamente se recompensará por su nuevo hábito.

¿Cómo Formar Buenos Hábitos?

Ciertos estímulos pueden desencadenar el comportamiento habitual. Una vez que comprenda eso, puede usar este conocimiento para cambiar sus hábitos.

  • Fomenta mejores hábitos cambiando tu entorno: Hace que las señales sean lo más obvias posible y será más probable que respondas a ellas.
  • Usa intenciones de implementación: No haga declaraciones vagas como “Comeré mejor”. En su lugar, cree un plan de acción claro y establezca cuándo y dónde llevará a cabo el hábito que desea cultivar.
  • Recompénsate: Los humanos estamos motivados por la recompensa. Nuestro cerebro no solo libera dopamina cuando hacemos cosas placenteras, sino también cuando las anticipamos. Tenga en cuenta que hacer que los hábitos sean atractivos lo ayudará a mantenerlos. Vincula el hábito que quieres formar (pero que no estás disfrutando) con un comportamiento al que te sientas atraído. Por ejemplo, permítete ver episodios de tu serie favorita mientras estás en bicicleta en el gimnasio.
  • Haga que el hábito sea lo más fácil de adoptar posible. Reduzca la fricción para los buenos hábitos, aumente la fricción para los malos hábitos.

Conclusión

Cuando se trata de cambiar nuestro comportamiento, todos necesitamos descubrir qué funciona para nosotros. Dicho esto, hay varias estrategias científicamente probadas que todos deberíamos probar primero. Hábitos Atómicos hace un completo, divertido, atractivo y fácil de entender esas estrategias.

2 comentarios en “Resumen Del Libro Hábitos Atómicos”

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *